• Tecnologías de video en la Red

Ingresar en el terreno de la realización audiovisual para Internet implica el estudio no sólo de las tecnologías de video sino también de las plataformas web que permitirán su reproducción. Se trata de una forma de realización altamente condicionada por cuestiones tecnológicas que aun hoy no están estandarizadas – como pueden estarlo el cine o la televisión- y que se encuentran en una situación de cambio y evolución permanentes.

Así, cuando hacia 2003 comenzaron a llevarse a cabo las primeras experiencias de video online se trataba de clips de muy baja calidad, en caja pequeña, generalmente “pixelados” y con poca fluidez en el streaming (generalmente a una frecuencia de 12 o 15 cuadros por segundo). Hoy, las técnicas han evolucionado lo suficiente como para que desde Internet se puedan visualizar contenidos de video en vivo (a través de tecnologías de streaming en vivo), a pantalla completa y con una calidad sorprendente.

¿Por qué sucede esto? El tema clave en cuanto al video online tiene que ver con el ancho de la banda de las conexiones a Internet. Mientras los usuarios se conectaban a la Red utilizando servicios de “Dial up” (conexiones de 64 kbps), entonces Internet sólo podía poner en pantalla textos y muy pocas imágenes. El advenimiento de la banda ancha, abrió un mundo de posibilidades en la Web, una de ellas fue la transmisión de video.

  • Realización audiovisual en Internet: nuevos códigos

Cuando los periódicos online comenzaron a incluir videos en sus ediciones, fueron los multimedios (empresas que aglomeran desde diarios hasta revistas y canales de televisión), los que se inclinaron por comprimir el material grabado para televisión con el fin de poder retransmitirlo a través de la Web. Sin embargo, lo cierto es que Internet tiene una serie de condicionamientos que restringen los criterios estéticos y narrativos que se utilizan a la hora de generar contenidos para la televisión o cine.

El streaming, en relación directa con el ancho de banda, implica que las imágenes que se transmiten vía Red deban ser mucho más  pequeñas (lo cual se traduce en una menor calidad) que aquellas que se pueden ver en la televisión. Esto obliga a quienes realizan videos para la Web a desarrollar nuevas formas de filmación y edición con el fin de que sus videos se vean lo mejor posible durante el proceso de streaming.

  • Consejos para la filmación

Paneo, travelling, zoom, planos general, medio y  detalle… Cuando se trata del discurso audiovisual, tanto realizadores como usuarios amateur tienden a repetir aquellas pautas de estilo que se utilizan en el cine y la televisión. Acaso porque resulta difícil no llevar a la práctica lo que se ve todos los días en la pantalla, criterios que se aprenden casi involuntariamente sólo por el hecho de consumir los formatos audiovisuales tradicionales.

Y, de alguna manera, está bien que eso ocurra así, en tanto muchos de los principios que hacen a la esencia de los nuevos medios provienen del cine, según lo explica Lev Manovich en su gran obra El lenguaje de los nuevos medios. La imagen en la era digital (Manovich, L. 2005 : 55). Las unidades mínimas (las tomas), la estructura narrativa dada por un montaje lineal y los conceptos vinculados a la luz son los mismos que años atrás, más allá del paso del tiempo y las tendencias.

Sin embargo, también es cierto que los formatos de video realizados con y para las nuevas tecnologías implican una serie de particularidades que les otorgan nuevos atributos. Desde las restricciones – ¿o acaso posibilidades?- tecnológicas hasta los modos de consumo y hábitos de los usuarios convierten a los contenidos audiovisuales online en un formato con características particulares.

En principio, más allá de que los videos se realicen con microformatos o en HD, se exhiban utilizando la plataforma YouTube o cualquier otro sitio web, lo cierto es que en todos los casos, serán visualizados a través de operaciones de streaming, es decir, descargas progresivas de video desde Internet. Esto significa que, en mayor o menor medida, la calidad de reproducción del clip se verá alterada por cuestiones como el ancho de banda de los usuarios, la cantidad de personas que se encuentren visualizando el mismo video al mismo tiempo, entre otros factores tecnológicos.

La forma de compresión y reproducción de los videos en Internet, obliga a repensar los modos en los que se produce, desde lo técnico y estético, el discurso audiovisual. Como dice Marín Amatller “La integración del video en la Web genera cambios que afectan a aspectos tan diversos como los procesos de producción, la estética y el lenguaje audiovisual.” Debido a cómo operan las tecnologías de streaming y a las compresiones a las que se someten los videos que se suben a la Red, las formas de rodaje y de edición que funcionan en Internet distan de ser las que componen los textos televisivos y cinematográficos.

  • Criterios de rodaje

* Paneos, travellings y el uso del zoom no se ven bien en las transmisiones vía Web dado que se pixelan y generan imágenes desprolijas. Los algoritmos de compresión que se utilizan para comprimir los videos con el fin de que puedan ser reproducidos en la Red, operan eliminando redundancias. En este sentido, es conveniente utilizar planos fijos, sin demasiado movimiento. Resulta mejor hacer más tomas que una toma secuencial para mostrar una acción.

* Planos generales y detalles:
el tamaño de las cajas de video que se utilizan en la Web (450 por 380 píxeles para los videos de YouTube en tamaño standard) hace que los grandes planos generales pierdan definición. Con respecto a los planos detalle, dado que los compresores de video eliminan redundancias, los encuadres demasiado cerrados pueden generar imágenes en las cuales el objeto representado no se comprende claramente.

* Planos simples: ante todo, es recomendable utilizar planos que sean lo más claros posible para que ni la compresión ni el tamaño de la ventana de reproducción perjudiquen la visualización. Al eliminar redundancias, las compresiones aplanan las imágenes haciéndoles perder profundidad de color y de detalle. Los planos con demasiados elementos pequeños tienen a verse “empastados”, es decir, a generar imágenes confusas.

* Los tiempos del video deberían responder a los hábitos de consumo en Internet. Si en la Web la atención es dispersa y los usuarios no acostumbran a permanecer atentos a un contenido durante más de unos cuantos minutos, entonces los videos tienen que adecuarse a esos hábitos. La duración de los clips no debería superar los tres minutos, según indican los estudios que analizan las formas de consumo de video en Internet.

  • Cómo funcionan los codecs y métodos de compresión

El término codec contiene en su propia denominación el resumen de su funcionalidad, es la abreviatura de las palabras inglesas compressor – decompressor. Los codecs son aplicaciones que permiten comprimir y descomprimir piezas de video.

La segunda problemática está vinculada con la complejidad que supone la publicación de video a través de Internet. Las tecnologías mencionadas anteriormente implican una serie de requerimientos propios y precisan que el usuario configure su equipo para su correcto funcionamiento. Aquí reside la necesidad de instalar plugins.

El tema de los codecs encarna varias complejidades, la más importante es que si el usuario no dispone del codec con el que ha sido comprimido un video no podrá visualizarlo. Tendrá que buscarlo en la Web, descargarlo e instalarlo.

Los codecs reducen la información de los clips para facilitar y posibilitar su publicación y visionado a través de Internet. Existen dos métodos de compresión, la denominada compresión espacial y la temporal.

En la primera reduce la información comprimiendo la existente en el interior de cada frame. En lugar de describir la imagen píxel a píxel, señalando por ejemplo la posición y color de los píxeles, el codec de compresión generaliza describiendo áreas similares y sus características de luz y color. Así por ejemplo, en lugar de reproducir un cielo azul píxel a píxel se describiría el mismo como un área con características de luz y color similares. En este sentido, cuantos menos detalles variados presente una imagen, el codec podrá generalizar y comprimir con mayor facilidad. Crear videos con fondos simples facilita la compresión y la reducción, del mismo modo que trabajar con trípode en lugar de cámara en mano supone estabilizar los fondos y por lo tanto facilitar la compresión posterior.

El otro método de compresión es el temporal, donde se compara la información entre frames consecutivos y únicamente se almacenan los detalles que varían. Los fotogramas de referencia a partir de los cuáles se analizan las diferencias y se sustentan los posteriores se denominan fotogramas clave y contienen la imagen completa. Por el contrario, los fotogramas que reflejan las diferencias se llaman “delta frames” y sólo contienen la información de las áreas que varían respecto de las imágenes anteriores.

En general, los videos que presentan pocos cambios entre fotogramas se comprimen mejor y ello afecta necesariamente a la realización. En la actualidad, tanto la realización televisiva como la cinematográfica tienden al uso de la cámara en movimiento. Sin embargo, la compresión de los videos dinámicos resulta más problemática que los casos de imágenes más estáticas.

Anuncios

0 Responses to “Realización”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: